20 de diciembre de 2010

Consejos para vivir sin estrés

Todos deseamos tener una vida llena de paz y tranquilidad, libre de preocupaciones. Sin embargo, las circunstancias de la vida moderna nos exigen cada vez más esfuerzo, lo que nos genera una carga severa de estrés.
Por eso, a continuación te damos algunos sencillos tips para hacer tu vida más ligera.

1. Aprende a descansar. Haz una pausa de cinco a diez minutos por cada dos horas de trabajo que realices. Repite estas pausas en tu vida diaria y dedícalas a pensar en ti.

2. Aprende a decir NO sin sentirte culpable. Querer agradarle a todo el mundo implica un desgaste enorme y provoca sentimientos de frustración y culpa. Cuando no puedas o no quieras cumplir con algo que se te impone y que no es tu obligación, sólo di NO.

3. Planea tu día. Es bueno hacerlo, sólo asegúrate de dejar un espacio para cualquier imprevisto; debes estar consciente de que no puedes controlarlo todo.

4. Deja de sentir que eres indispensable en tu trabajo, en tu casa o en tu círculo social habitual. Lamento decepcionarte, pero el mundo entero funciona bien, aún si tú no estás presente.

5. Pide ayuda siempre que sea necesario. Sólo cerciórate de pedírsela a las personas correctas, en quien puedas confiar plenamente.

6. Separa los problemas reales de los imaginarios y elimínalos. Son una pérdida de tiempo y ocupan un espacio mental precioso que puedes reservar para cosas mucho más importantes.

7. Disfruta los placeres simples. Intenta descubrir el placer de cosas cotidianas como dormir, comer y pasear, sin creer que es lo máximo que puedes conseguir en la vida.

8. Tu familia no eres tú. Sí, ellos componen una parte de tu mundo, son una parte importante de ti, pero no forman tu identidad. Recuérdalo.

9. Cierra tus oídos a los chismes. No quieras saber si hablaron mal de ti, ni te atormentes con esa basura mental. Escucha cuando hablen bien de tu persona, pero no lo creas todo.

10. Aprende a ser flexible. La rigidez es buena en las piedras, no en los seres humanos. Trata de abrir tu mentalidad para descubrir nuevas alternativas a las mismas circunstancias.

11. Aprende a delegar. Si le encargas a alguien que haga algo, no pretendas supervisar cada paso hasta que termine la tarea. Eso es tan absurdo como contratar un plomero y pararte detrás de él para decirle cómo debe arreglar el fregadero.

Verás que al seguir estos pasos tan simples, tu vida poco a poco será más relajada y feliz. ¡ Atrévete y házlo!
Bookmark and Share

2 comentarios:

ALEGRÍA dijo...

Gracias por todos estos consejos .. que deberíamos recordar a diario
un abrazo .. !! Feliz Navidad !!

Natalia dijo...

Si! deberiamos intentar aprender, aunque mas no sea, uno por día, y practicarlos!
Otro abrazo para vos!! y Feliz Navidad!!

Publicar un comentario